Aleja las malas energías de casa con la ayuda del limón

aleja las malas energías con limón

Si crees que añadir limón y sal gorda solo funciona como condimento o para preparar una Margarita, no te equivoques. El ritual de limón es una magia muy sencilla de realizar y tiene la capacidad de limpiar de manera efectiva y casi inmediata las energías negativas que puedan estar presentes en tu hogar. Recuerda que la fe da fuerza a todos los rituales, hechizos y hechizos que hagas – por eso es muy importante hacerlos con convicción.

Los rituales son hechizos de origen popular, que utilizan ingredientes comunes y objetos cotidianos. Pasados ​​de generación en generación, a menudo son muy poderosos porque, en su origen, fueron creados por personas que conocían bien las fuerzas de la Naturaleza y el poder de los Elementos. 

Este ritual es especialmente adecuado para despejar las energías negativas que sientes que están afectando tu vida y perjudicándote.

Índice

    Necesitarás:

    - un plato blanco, que nunca se ha utilizado, para cada habitación donde duermen las personas de la casa

    - un limón por cada habitante de la casa

    - Sal del Himalaya o sal de roca

    - pimientos picantes

    - ramitas de romero

    - un cuchillo

    Preparación:

    - Cortar todos los limones de forma transversal, de manera que se abran, pero sin cortar del todo (es decir, no cortar hasta que se rompa el limón).

    - Rellenar cada limón con abundante sal gorda.

    - A continuación disponer los limones en los platos, en función del número de personas que duerman en cada cama de la casa. Por ejemplo, imaginando que vives con una pareja y que ambos duermen en la misma cama, pondrás dos limones en un plato. Si tienes dos niños que duermen en la misma habitación, en camas separadas, utiliza dos platos más, colocando un limón en cada plato. Imaginando que tus padres viven contigo y comparten cama, coloca dos limones más en otro plato, y así sucesivamente de forma que cada persona de la casa quede "representada" por un limón. 

    - Si sientes que a una persona le afectan especialmente las envidias o las energías negativas, pon una guindilla o dos en el limón que la representa y un poco de romero en ese plato.

    - Poner cada plato debajo de la cama donde duerme la gente. Deja que se quede durante una semana. Si tienes mascotas, puedes poner los platos dentro de cajas para evitar que los muevan, pero déjalos destapados.

    - Luego, tira todo a la basura y ve inmediatamente a depositarlo en el contenedor, afuera de tu casa.

    El poder del limón, asociado a la fuerte energía de limpieza de la sal gruesa, hace que las malas energías sean absorbidas y neutralizadas.

    Además del poder limpiador energético de este ritual, el limón combinado con la sal desprende un olor que purifica el aire, contribuyendo a la eliminación de gérmenes y bacterias.

    Si sientes la necesidad de hacer una limpieza más profunda, es recomendable fumar también, o pedirle a una persona especializada en esta área que bendiga la casa.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir